Un té a las cinco

Té a las cinco,…., suena muy inglés.

 

El té es una de las bebidas más consumidas y su consumo está extendido por casi todos los países del mundo

El té se obtiene a partir de las hojas y yemas recolectadas de la planta Camelia Sinensis, procedente del sur de China y sudeste de Asia, aunque hoy se cultiva en todo el mundo (China, India, Nepal, Australia…)

Dependiendo del momento en el que se cosechen las hojas y brotes y del tratamiento al que se les someta, podremos hablar de diferentes tipos de té: blanco, verde, rojo, oolong, negro.

El té blanco es un té de color claro. Las yemas que se utilizan para este tipo de té se cosechan antes de que se abran y de dejan secar para eliminar todo el agua y exceso de humedad, no se pueden enrollar ni partir. Tiene un sabor muy suave.

El té verde se elabora a partir de hojas no oxidadas que se dejan secar después de cosechadas y sometidas a un tratamiento de calor. Con este tipo de té hay que procurar, que, una vez infusionado, no permanezca demasiado tiempo sumergido en agua para que su sabor no resulte amargo.

El té rojo o Pu-erh es el único tipo de té que sufre fermentación, requiere un proceso largo de maduración. Su color es rojo oscuro y su sabor es fuerte

El té oolong está oxidado y esta oxidación puede ir desde un 20% a un 80% dependiendo de la variedad. Una vez oxidado al nivel deseado, se aplica calor a las hojas para detener la oxidación. Tiene un sabor muy agradable que variará según el nivel de oxidación (de dulce a tostado).

El té negro es el té con más teína. Sus hojas se dejan oxidar después de cosechadas y tratadas, se doblan y enrollan para romper las paredes celulares y acelerar la oxidación. Es un té muy aromático, con sabor más fuerte y color oscuro.

 

Los beneficios del té para la salud varían algo dependiendo del tipo de té que se consuma. Pero se puede decir que es antioxidante, depurativo y, digestivo y refuerza el sistema inmunitario.

 

¿Y cómo preparar un buen té?

La temperatura adecuada del agua, que puede ir desde los 70ºC hasta los 99ºC (no hay que dejar hervir el agua nunca) y los tiempos de infusión, entre 1 y 6 minutos, dependerán del tipo de té que vayamos a preparar.

 

Tipo de té
Blanco
Verde
Rojo
Oolong
Negro
Temperatura

Agua
70-75ºº
75º-80º
90º-95º
80º-85º
95º-99º
Tiempo

infusión
1-2 minutos
1-2 minutos
2-4 minutos
2-3 minutos
4-6 minutos
Existen métodos variados para preparar el té. Si no eres muy purista, puedes seguir el método casero de toda la vida: Podemos cubrir con las hojas de té el filtro de la tetera  o su fondo, si no queremos utilizar filtro. Echamos el agua casi hirviendo y esperamos unos minutos. Si no utilizamos filtro, podemos colarlo al servirnos una taza o tener mucho cuidado para no tragarnos ninguna hoja.

Podemos añadir a nuestro té azúcar, miel o leche (sobre todo al té negro, si no te gusta muy fuerte porque conseguiremos suavizar su sabor).

 

Y, cómo no, acompañar esa deliciosa taza de té con unas pastas de mantequilla……pero esa receta será para otro día.

 

¡Buen momento de relax!

YMI

Deja un comentario