Tomates km 0 rellenos de ensaladilla

Cuando hablamos de productos km 0, también conocidos como productos de proximidad, nos estamos refiriendo a aquellos productos que viajan menos de 100 km desde su lugar de cultivo hasta  que llegan a nuestra mesa.

El movimiento conocido como slow food contribuyó al auge del consumo de estos productos  ya que este movimiento busca una alimentación sana y equilibrada, eligiendo ingredientes naturales que procedan de productores locales, evitando los platos precocinados y envasados, buscando siempre el placer por la comida.

Para que un producto sea considerado como de km 0, además de que su cultivo y consumo estén a menos de 100 km de distancia, tiene que ser un producto de temporada, ecológico y orgánico, sin impacto de pesticidas y otros productos químicos, con un transporte y distribución que contribuya a la protección del medio ambiente.

Una apreciación muy importante: eligiendo este tipo de productos, ayudamos a nuestros productores locales y, con ello, a la economía local.

 

Ingredientes

4 tomates medianos
1 patata mediana
2 huevos
1 zanahoria
1 lata de bonito en aceite de oliva
1 lata pequeña de guisantes
Aceitunas verdes
Mayonesa
Sal
Elaboración

Comenzamos la receta lavando muy bien los tomates, los secamos y les quitamos el tallo (si lo tienen) haciendo un corte con un cuchillo.

A continuación, les cortamos la tapa superior y los vaciamos ayudándonos con una cuchara, quitándoles la pulpa con mucho cuidado para que no se rompan. Ya vaciados podemos espolvorearlos por dentro con una pizca de sal.

Preparados los tomates, pasamos a elaborar la ensaladilla.

Pelamos y partimos la patata y la zanahoria en dados pequeños (calculamos el tamaño teniendo en cuenta que vamos a rellenar con ellos los tomates) y los cocemos al vapor.

Cocemos el huevo y lo partimos también  en trozos pequeños.

Una vez listos estos ingredientes, los incorporamos a una fuente honda y los mezclamos con el bonito, los guisantes y las aceitunas partidas en trozos.

Sumamos 2-3 cucharadas generosas de mayonesa y removemos todos los ingredientes muy bien.

Toca rellenar los tomates procurando hacerlo de tal forma que queden bien rellenos, sin dejar huecos sin ensaladilla.

Según los vamos rellenando, los colocamos en una fuente llana y ¡listos para servir!

 

Podemos espolvorearlos con un poco de perejil picado, adornarlos con alguna hoja de albahaca fresca,…, o, simplemente, dejarlos tal cual.

 

¡Buen provecho!

 

YMI

Deja un comentario