Sangría

La sangría es una de las bebidas más típica del verano. Es refrescante y muy buena para días de sol y calor.

Su preparación es sencilla y podemos tenerla lista en poco tiempo.

Podemos elegir la fruta que vayamos a añadir a la sangría según nuestros gustos, aunque es recomendable que sea fruta carnosa porque absorbe mejor el vino. Manzanas, peras, melocotones, plátanos, naranjas, …, son de las frutas más utilizadas.

En cuanto al vino, pues decir que a más calidad, mejor sabor.

 

Ingredientes.-

1 litro de vino tinto
2 naranjas
1 limón
Fruta variada, por ejemplo:
1 manzana

1 pera

1plátano

2 melocotones

Azúcar (4 ó 5 cucharadas más o menos, dependiendo de lo dulce que nos guste)
Cubitos de hielo
 

Elaboración.-

En una jarra añadimos el litro de vino.

Cortamos la fruta en cuadrados pequeños para que absorban bien el sabor y nos resulten fáciles de comer. Según vamos cortando la fruta, vamos añadiendo los trozos a la jarra y así evitamos que se oxiden. Recordad que la cantidad y tipo de fruta que añadamos dependerá del gusto de cada uno.

Exprimimos las naranjas y el limón y añadimos a la jarra con el vino y los trozos de fruta, el zumo obtenido.

Incorporamos el azúcar y removemos con una cuchara larga.

Dejamos reposar la mezcla durante dos horas más o menos. Cuanto más tiempo dejemos macerar la fruta, más sabor tendrá la sangría.

Cuando vayamos a servir la sangría, añadimos los cubitos de hielo, removemos y ya está lista para servir.

 

¡Buena cata!

YMI

Deja un comentario