Quiche de bonito y tomate

La quiche es un tipo de tarta salada que tiene su origen en la cocina francesa.

La palabra quiche procede del término lorenés “Küchen”, habla de la región francesa de La Lorena. La quiche Lorraine quizá sea la receta más antigua y más conocida, que se prepara con masa quebrada, nata, huevos, una pizca de pimienta negra, una pizca de nuez moscada y una pizca de sal.

A esta receta, con el paso del tiempo, se le fue añadiendo otra serie de ingredientes como queso rallado, carne, verduras,….llegando a existir tantas versiones como mezclas de ingredientes se nos puedan ocurrir.

Quiche de espinacas y queso, quiche de tomate, quiche de champiñones y bacón, quiche de jamón y queso,…, las posibilidades son infinitas y todas son excelentes para degustar tanto en frío como en caliente.

 

Ingredientes

1 lámina de masa quebrada o 1 lámina de masa de hojaldre
4 huevos
200ml de nata líquida
2 latas de bonito en aceite
1 tomate mediano (mejor maduro)
½ cucharada de finas hierbas
½ cucharada de orégano
150 gramos de queso emmental
Sal
Elaboración

Mientras se precalienta el horno a 200 grados, forramos una fuente apta para horno con papel de horno, que untaremos con un poco de mantequilla, extendemos la lámina de masa y la colocamos en la fuente ya forrada. Pinchamos la masa con un tenedor para evitar que abombe, la tapamos con papel albal e introducimos la fuente en el horno a 200 grados durante 5 minutos.

Continuamos  preparando nuestra receta partiendo el tomate en rodajas finas y las reservamos.

El siguiente paso será batir en un recipiente los huevos y la nata: Ya batidos, sumamos el bonito escurrido, la ½ cucharada de finas hierbas, la ½ cucharada de orégano, la mitad del queso rallado y una pizca de sal.

Revolvemos muy bien todos los ingredientes y vertemos la mezcla sobre la masa que ya habremos sacado del horno.

Colocamos las rodajas de tomate sobre la mezcla y espolvoreamos con el resto del queso rallado y con un poco de orégano.

Introducimos la mezcla a hornear a 200 grados durante unos 35 minutos.

Una vez lista, la sacamos del horno, dejamos que temple, la desmoldamos con cuidado y la pasamos a una fuente.

 

Una ensalada de lechuga y cebolla puede ser una estupenda compañía para esta quiche.

 

¡Buen provecho!

YMI

Deja un comentario