Profiteroles

Los profiteroles son unos pastelillos elaborados con pasta choux, que es una masa de la familia de las masas escaldadas, preparada con agua, mantequilla o manteca, huevo, harina y sal.

Estos pastelillos se pueden rellenar con ingredientes dulces o salados.

Cuenta la historia que el origen de los profiteroles está en Francia, aunque fue un italiano el que los llevó a esas tierras cuando Catalina de Medici se casó con Felipe II de Francia y llevó consigo a sus cocineros y sus recetas. Uno de estos cocineros era  Popelini, creador de la pasta choux y, con ella, los profiteroles.

 

Ingredientes

250 ml de agua
100 gramos de mantequilla o manteca
150 gramos de harina
5 huevos
Sal (una pizca)
Para el relleno

200 ml de nata para montar
75 gramos de azúcar
Para el baño de chocolate

200 gramos de chocolate para fundir
Un vaso de leche
1 cucharada de mantequilla
Elaboración

Comenzamos la receta preparando la famosa pasta choux. Para ello ponemos a calentar en un caso lo suficientemente grande, el agua, la mantequilla, y la sal.

Tamizamos la harina para tenerla preparada y cuando la mezcla del cazo comience a hervir y la mantequilla esté derretida, incorporamos la harina de golpe sin retirar el cazo del fuego, removiendo con una cuchara de madera, hasta que se integre perfectamente y la masa espese.

Tenemos que dejar que la masa temple antes de comenzar a añadir los huevos, que lo haremos de uno en uno, sin sumar el siguiente hasta que el anterior esté perfectamente incorporado a la masa.

Mientras que esperamos a que la masa temple, podemos ir preparando la bandeja del horno forrándola con papel vegetal y precalentar el horno a 210 grados.

Incorporados los huevos y lista la masa, la introducimos en una manga pastelera y hacemos bolas pequeñas que colocamos sobre el papel vegetal de la bandeja dejando algo de separación entre ellas porque crecerán.

Introducimos la bandeja en el horno entre 15-20 minutos, hasta que veamos que se doran (sin abrir la puerta del horno porque perdería calor y los profiteroles no subirían).

Una vez listos, dejamos que se enfríen antes de abrirlos para rellenarlos y darles el baño de chocolate.

 

Preparamos la nata montada con la que los vamos a rellenar.

Es aconsejable que tanto la nata como las varillas como el recipiente en el que montaremos la nata estén bien fríos.

Vertemos la nata en el recipiente y comenzamos a batir. Cuando esté a medio montar, incorporamos el azúcar poco a poco sin dejar de batir hasta que consigamos llevarla al punto justo y rellenamos con ella los profiteroles.

 

Turno del chocolate.

Ponemos un cazo al fuego con la leche y el chocolate partido en trozos. Removemos hasta que se derrita completamente  que será cuando añadiremos la mantequilla.

Una vez derretida, removemos muy bien el chocolate y bañamos los profiteroles.

 

Postre preparado.

 

¿Por qué no probar a no darles ningún baño y rellenarlos con algo salado como ensaladilla, foie, sobrasada,…? Te sorprenderán.

 

¡Buen provecho!

 

YMI

Deja un comentario