Menús inspirados en otras tradiciones

Podemos lucirnos en la cocina preparando platos no muy elaborados pero que resulten igualmente ricos y sabrosos. Para hacer algún menú distinto podemos inspirarnos en los platos que se elaboran en otros sitios del mundo y que pueden dar un toque original a nuestra mesa.

Además de la cocina, en la mesa no puede faltar ningún detalle: una cuidada decoración, la vajilla y cubertería, un buen vino y para brindar no podemos olvidar el cava.

Ideas diferentes que pueden ayudarnos:

En Alemania en Navidad les encanta preparar muñecos de frutas y galletas de jengibre con formas de monigotes que quedan muy simpáticas.

En Chile es típico el pollo asado con castañas, que mejor que intentarlo con nuestra rica castaña del Bierzo y como postre se come pan de pascua.

En Inglaterra cuelgan muérdago encima de las puertas y las parejas que se encuentran debajo de la puerta deben darse un beso siguiendo la tradición. El muérdago para los antiguos Druidas, que eran unos sacerdotes y magos celtas, era una planta mágica que utilizaban para protegerse de los rayos, de la maldad, de las enfermedades, para ayudar a las mujeres a la concepción y hasta para hacerse invisibles. Con los años; esta creencia de poderes mágicos fue pasando de generación en generación.

En la República Dominicana o en Puerto Rico es típico preparar pastelón de platanos, consiste en un pastel con capas de carne previamente guisada, plátanos muy maduros fritos, queso y huevos, todo ello horneado hasta que el huevo se cocine.

En Milán es muy típico el Panettone que podemos elaborar nosotros mismos o comprarlo en sus distintas variedades.

Uno de los postres típicos en Escocia es el Scottish Pie, una especie de empanada de manzana, con cobertura superior, pero de ciruela, con un interior muy rojo y muy dulce

En Venezuela un plato típico de este momento del año es la hallaca, algo así como una masa de maíz saborizada con caldo de gallina y rellena de pollo, carne y cerdo, a lo que más tarde se añaden aceitunas, uvas pasas, pimiento y cebolla. Después se envuelve en hojas de plátano, se ata y se hierve.

Magdalenas saladas de manzana y salchichas bratwurst:

Este plato que en inglés se traduce como “sapo en el agujero” es típico de la cocina británica, te explicamos cómo se hacen:

Precalienta el horno a 170º C. Pintamos con un poco de margarina y espolvoreamos con harina unos moldes para magdalenas. Reservamos. En una sartén con dos cucharadas de mantequilla, salteamos las manzanas hasta que que se doren y reservamos. En un cuenco, mezclamos la mantequilla, el buttermilk*, el azúcar y los huevos hasta que todo quede muy esponjoso. Incorporar la manzana y remover con un tenedor.

En un recipiente aparte, mezclar las dos harinas, la levadura, la sal; verter en dos veces sobre los ingredientes húmedos (esto es, la mezcla de huevo con manzana). Removemos para integrar los ingredientes cada vez.

Vertemos la masa en los moldes hasta 3/4 de su capacidad. Cortamos las salchichas para que justo sobresalgan por encima de la masa cruda, y las colocamos en medio de la masa. Hornemos hasta que doren, 10 – 15 minutos. Puedes servirlas calientes o frías con tu salsa favorita (ketchup, mayonesa…).

*Nota: No es fácil conseguir buttermilk en España, así que puedes hacer lo siguiente: añade a una taza de leche una cucharadita de zumo de limón o de vinagre blanco. Remueve, deja reposar 5 minutos y úsala en la receta. No se pone mala, solo cambia de estado. También se puede usar yogur natural, pero el sabor y la textura varían un poco.

Moussaka de patatas con gratinado de yogur(griega):

Ingredientes: 5 patatas grandes(750-800gr), aceite de oliva, 500g de carne picada de ternera (o bien 50%cerdi y 50% ternera), 2 cebollas grandes finamente picadas, 2 cucharadas de harina, ½ cucharada de canela en polvo (opcional), 1 vuelta de pimienta, 400g tomate frito cosero, salsa de yogur para gratinar, dos tazas de yogur griego sin azúcar, 2 huevo grandes, ralladura de nuez moscada fresca, 150g de queso rallado y pimentón.

La moussaka griega es un plato típico de la cocina griega, muy parecido a una lasagna, la diferencia está en que la moussaka lleva finas rodajas de berenjena frita en vez de placas de pasta.

Esta es una preparación que se ha extendido por casi todos los países de la cuenca mediterránea, por lo que existen muchas formas de prepararla. La receta tradicional griega utiliza como ingrediente base la carne de cordero, pero también es muy común que se la prepare con carne de vacuno o simplemente con verduras.

Se hace normalmente alternando capas de berenjenas con carne picada, pero ésta la vamos a hacer con patatas cocidas al vapor. Para gratinar, vamos a elaborar una especie de bechamel con yogur griego, huevo y queso que puedes usar en otros platos como pasteles de carne.

Preparación:

Paso 1. Cortar las patatas en rodajas de 5 mm. Haz las patatas al vapor o ponlas en un recipiente apto para microondas; sazona y tápalas, pero dejando la tapadera mal puesta para que salga el vapor. Temperatura máxima (100%) durante 6-8 minutos, hasta que estén tiernas.

Paso 2. Calienta el aceite en una sartén grande a fuego fuerte. Pocha la cebolla y, cuando esté transparente, añade la carne picada. Cocina, removiendo frecuentemente, hasta que la carne pierda el color rojo y vuelva marroncita. Agrega la harina y las especias (si las utilizas) y cocina durante 1-2 minutos antes de verter la salsa de tomate. Continua la cocción, removiendo, hasta que la mezcla hierva y se espese. Sazona al gusto con sal y pimienta.

Paso 3. Precalentar el horno a 180 º C. Pinta con aceite una fuente de horno y extiende un tercio de la patata. Cubre con la mitad de la carne picada, pon otro tercio de patatas encima y, a continuación, la carne picada restante. Cubre con las patatas que te quedaron. Presiona hacia abajo la capa superior de patatas para que se aplasten.

Paso 4. Salsa de yogur. Bate todos los ingredientes de la salsa, excepto el pimentón. Vierte de manera uniforme sobre la moussaka y espolvorea con pimentón. Coloca la fuente en el horno y cocina unos 30 minutos a 180ºC-200ºc.

Paso 5. Retirar del horno y dejar reposar durante unos minutos antes de servir como plato principal acompañado de verduras cocidas o una ensalada.

Aunque la mayoría pensamos en una cena casera para Nochebuena, la mesa grande con toda la familia u el árbol de Navidad al fondo adornando el salón, hay quien prefiere cambiar esta bonita estampa navideña y disfrutar de las cenas y comidas de los días señalados de estas fiestas (Nochebuena, Navidad, Fin de Año, Año Nuevo y Día de Reyes) en otros lugares y decide viajar a conocer otras culturas. Los que nos quedamos en casa podemos viajar un poco preparando algún de estos platos típicos de otros países que podemos mezclar con nuestro platos habituales o darles nuestro toque personal.

No podemos olvidarnos de los niños en estas fiestas donde son los protagonistas y la mejor forma de que lo coman todo es decorando la comida con figuritas que les hagan gracia, como hacen los alemanes con las galletas de jengibre de monigotes o muñecos de frutas. Es muy fácil decorar canapés o sándwiches divertidos con un poco de imaginación y los niños estarán encantados de colaborar en los adornos.

Y de postre un rico mousse con vino al estilo francés:

Mousse del vino tinto

Ingredientes: 150 ml.de vino tinto merlot o shiraz, 200 gr. de mermelada de frutos rojos, 3 claras de huevo, 250 gr. de nata montada, 4 cucharadas de azúcar, 2 cucharaditas rasas de cacao puro en polvo

Preparación:

1. En un cazo ponemos a hervir el vino con el azúcar hasta conseguir un almíbar un poco espeso. Ligamos el cacao en polvo y la mermelada con el almíbar.

2. En un bol aparte comenzamos a montar las claras con las varillas eléctricas. Cuando empiecen a tomar consistencia, vertemos el almíbar de vino, templado, poco a poco sin dejar de batir. El merengue debe quedar brillante, con un color violáceo, espeso y firme.

3. Montamos la nata bien fría y la incorporamos con cuidado a la mousse para que no se bajen las claras.

4. Dejamos enfriar la mousse vertida en copas o en una manga pastelera al menos dos horas antes de servir.

Deja un comentario