Guisantes con jamón

Los guisantes llevan formando parte de nuestra cocina desde siempre.

Podemos encontrarlos fácilmente, durante todo el año, congelados o en conserva y la primavera nos ofrece la oportunidad de disfrutar de unos excelentes guisantes frescos (con más sabor y aroma).

Tendemos a prepararlos como guarnición de platos de carne o pescado, pero pueden ser verdaderos protagonistas en sopas, cremas, menestras, ensaladas…

Hoy los vamos a convertir en un plato caliente  y sabroso.

Ingredientes

800 gramos de guisantes
200 gramos de jamón serrano (cortado en dados pequeños)
1 cebolla mediana
1 diente de ajo
Aceite de oliva
Sal
 

Elaboración

En una sartén honda, calentamos 4 ó 5 cucharadas de aceite de oliva y doramos los dados de jamón. Una vez dorados, los retiramos y en ese mismo aceite rehogamos la cebolla. Cuando ya esté pochada, incorporamos el ajo para que se haga, entre 1-2 minutos.

A continuación añadimos los guisantes y medio vaso de agua. Colocamos una tapa a la sartén y dejamos cocer durante unos 15-20 minutos.

Pasado ese tiempo, sumamos los dados de jamón serrano ya dorados, salamos (poco, el jamón serrano contribuye a salar el plato), le damos a todo un par de vueltas con una cuchara de madera y mantenemos al fuego otros 5 minutos aproximadamente.

Probamos el punto de sal, rectificando si fuera necesario.

 

Servimos calentitos.

 

¿Fácil verdad?

 

¡Buen provecho!

YMI

Deja un comentario