Fajitas de pollo

Quizás las fajitas sea uno de los platos más conocidos de la llamada cocina Tex-Mex, en la que se fusionan dos maneras de entender la cocina, la mejicana y la tejana.

Para situarla en el mapa, pensemos en la zona que se encuentra en la frontera entre Estados Unidos y México, sobretodo en la zona del estado de Texas.

Este tipo de comida es famosa por sus sabores fuertes y su punto picante, que la harán inolvidable para nuestros paladares.

Las fajitas suelen acompañarse, sobretodo, de carne de pollo, de cerdo o de vacuno sumando algún tipo de verdura como por ejemplo pimiento o cebolla. Aunque la adaptación a los gustos de los lugares por los que se fue extendiendo su consumo hace que este acompañamiento se amolde a esos diferentes gustos, con lo que aumenta la variedad de productos que se emplean para su elaboración.

 

Perfectas para una de esas comidas o cenas informales que a veces preparamos con amigos….¿Probamos?

 

Ingredientes

1 pechuga de pollo
4 fajitas de maíz o de trigo
½ pimiento rojo
½ pimiento verde
½ cebolla
2 dientes de ajo
Aceite de oliva
Pimienta negra
Sal
Elaboración

Comenzamos partiendo la pechuga en tiras, la  sal-pimentamos y reservamos.

A continuación, también partimos los pimientos en tiras, pelamos  y cortamos la cebolla en juliana.

Entonces pasamos a poner a fuego medio una sartén con 5-6 cucharadas de aceite y echamos la cebolla a pochar con una pizca de sal que le ayudará a “sudar”.

Pasados unos 5 minutos, añadimos los pimientos cortados cocinándolos entre 8-12 minutos, según nos gusten más o menos “tiesos”.

Ahora añadimos la pechuga cortada en tiras, salteándola hasta que veamos que está hecha pero con cuidado para que no quede seca.

Podemos espolvorear una pizca de sal y un poco de pimienta negra y darle un par de vueltas a todo para que se impregne bien.

Aunque parezca increíble, ya tenemos listo el relleno de nuestras fajitas.

 

Antes de rellenar las fajitas, las calentamos un poco, bien en el horno, bien en el microondas o bien en la sartén, lo que nos resulte más práctico y cómodo.

Ya calientes, las rellenas y….al plato con ellas.

 

Saboréalas acompañadas de un rico guacamole, verás que ricas.

 

¡Buen provecho!

 

YMI

Deja un comentario