La manzana ofrece un montón de posibilidades en la cocina, desde una receta básica como puede ser la compota, a  llegar a convertirse en componente de distintas ensaladas, pasando por ser integrante de más de una salsa que acompañe a diferentes tipos de carne o como ingrediente de gran variedad de postres.

Pero quizás, una de las preparaciones más clásicas, con tan solo tres ingredientes (manzanas, azúcar y limón) sea el dulce de manzana.

El color y el dulzor del dulce de manzana va a depender del tiempo que se mantenga al fuego. A más tiempo, más se reduce, más se carameliza, más se oscurece y más se concentra el dulzor.

 

Ingredientes

2 kgs de manzanas
1 kg y ½ de azúcar
Zumo de 2 limones

Elaboración

La preparación  del dulce de manzana es muy sencilla.

Comenzamos lavando muy bien las manzanas.

Las pelamos, les quitamos el corazón y las pepitas y las partimos en trozos.

A continuación, pasamos los trozos de manzana a una cazuela, añadimos el zumo de los 2  limones y colocamos la cazuela al fuego.

Cocemos la manzana durante 15-20 minutos aproximadamente, hasta que veamos que ya está blanda.

Entonces, retiramos la cazuela del fuego y pasamos la batidora hasta obtener un puré fino.

Con la manzana convertida en puré, volvemos a ponr la cazuela al fuego y sumamos el azúcar, removiendo todo muy bien para que el azúcar se integre.

Ahora ya es cuestión de tiempo.

Dejamos la cazuela, durante 1h30 minutos – 2 h, a fuego suave, removiendo de vez en cuando.

Un truco para saber si el dulce ya está en su punto consiste en poner una cuchara dentro de la cazuela y comprobar si se mantiene en pie.

Alcanzado ese punto, ya podemos verter el dulce en recipientes.

Antes de introducirlo en la nevera, tenemos que dejar que enfríe muy bien a temperatura ambiente.

 

Un trozo de nuestro queso preferido, un poco de dulce de manzana y tenemos un postre delicioso.

 

¡Buen provecho!

 

YMI

Entradas relacionadas

Deja un comentario