Costillas de cerdo duroc al horno

La raza de cerdo duroc es originaria de Estados Unidos, resultado del cruce de otras dos razas:  old duroc y red jersey, y se  introdujo en España en los años 60.

Su carne, más tierna y con más sabor que la del cerdo blanco, tiene bastante contenido de grasa infiltrada, lo que hace que resulte muy sabrosa y jugosa.

Quién no conoce eso que se dice que del cerdo se aprovecha todo y que nos permite preparar un sinfín de recetas, la verdad que sí que es así.

Una de las partes del cerdo más popular es el costillar. Las costillas se pueden cocinar adobadas, a la parrilla, en potaje,…, y cómo no: al horno.

 

Ingredientes

1 costillar de cerdo duroc
Mezcla de hierbas provenzales (albahaca, tomillo, orégano, romero,…)
2 dientes de ajo
½ vaso de vino blanco
½ vaso de agua
Sal
4 cucharadas de  aceite de oliva
 

Elaboración

Empezamos con esta receta la noche anterior salando y untando el costillar con una mezcla que prepararemos con las hierbas provenzales, los dientes de ajo picados en trozos pequeños y las 4 cucharadas de aceite, uniéndolo  todo muy bien

Después de sazonado, lo colocamos en una fuente, la sellamos con papel film y dejamos en la nevera toda la noche, así se irá macerando y cogiendo un sabor estupendo.

 

Al día siguiente, pasamos el costillar, colocando la parte del hueso hacia arriba ,  a una fuente apta para el horno. Mezclamos el medio vaso de vino blanco con el medio vaso de agua y regamos el costillar con la mitad de la mezcla, reservando el resto por si fuera necesario repetir la operación si vemos que se está resecando.

 

Precalentamos el horno e introducimos la fuente durante 45-50 minutos, a 200 grados, con calor arriba y abajo (el tiempo es orientativo, cada horno es un mundo). Pasado ese tiempo, sacamos y ya tenemos el costillar listo para empezar a comer.

 

¿Para acompañar este plato?

Unos pimientos del piquillo con una vuelta de sartén y unas crujientes patatas fritas.

 

¡Buen provecho!

YMI

Deja un comentario