Col lombarda con puerro y manzana

La col lombarda, de sabor más bien dulce, es muy parecida al repollo pero con un color morado que debe a la presencia de un pigmento llamado antocianina. El tono de morado que presente la col va a depender del ph del suelo donde se cultive: si  el suelo tiene sustratos con mayor acidez, las coles tenderán a tener un color más rojizo; si los terrenos son más alcalinos, entonces se aproximarán más a tonos azules.

Fue muy apreciada desde los tiempos más antiguos. Los griegos y los romanos la usaban tanto en la cocina como en la práctica de la medicina. Y fueron los romanos los que extendieron su uso por todo el Mediterráneo. En la Edad Media era considerada como “el médico de los pobres”.

Con alto contenido en vitaminas y minerales, la col lombarda es una verdura rica en fibra y que aporta muy pocas calorías.

 

Ingredientes

½ col lombarda
1 puerro
2 manzanas medianas
6 nueces
Para la vinagreta

3 cucharadas de aceite de oliva
2 cucharadas de vinagre
1 cucharada de mostaza a la antigua
1 cucharada de miel
Una pizca de sal
Elaboración

Partimos la col en tiras, la lavamos y la escurrimos muy bien.

Colocamos las tiras de col en una fuente apta para microondas, las regamos con un chorro de aceite y la introducimos al microondas durante 6-8 minutos, dejándola en ese punto en el que ya no cruje.

Mientras la col está en el microondas, lavabos el puerro y lo partimos en trozos, lo colocamos en otra fuente, lo regamos con un chorro de aceite y, cuando ya tengamos libre el microondas, en cuanto quede la col en su punto, introducimos la fuente con el puerro durante 4 minutos. Pasado ese tiempo, sacamos y reservamos.

A continuación, pelamos las manzanas y las partimos en trozos no muy grandes.

Después colocamos una sartén a fuego suave, con 2-3 cucharadas de aceite, y echamos los trozos de manzana, manteniendo al fuego la sartén durante 3-4 minutos y dándoles alguna vuelta con una cuchara.

Ahora sumamos la col y el puerro a la sartén y con la cuchara le damos a todo un par de vueltas.

 

Queda por añadir las nueces y aliñar con la vinagreta de miel y mostaza que se prepara fácilmente mezclando en primer lugar la vinagre con la mostaza, a continuación añadimos el aceite, seguido sumamos la miel y por último una pizca de sal procurando siempre que cada vez que incorporemos un ingrediente, éste se integre perfectamente con todo lo anterior.

 

¡Buen provecho!

 

YMI

Deja un comentario