Castañas asadas

 

 

Castaña: fruto del castaño, muy nutritivo y sabroso, del tamaño de una nuez y cubierto de una cáscara gruesa y correosa de color pardo oscuro.

Definición formal que nos brinda la Real Academia Española en su diccionario de la lengua española, pero cuando pensamos en castañas ¿qué nos viene a la memoria? Otoño, calor, tradición, costumbres, fiestas,…

 

La castaña fue un alimento muy importante durante mucho tiempo hasta que la patata y el maíz le quitaron el protagonismo.

Es un alimento saciante y beneficioso para nuestra salud. Nos aporta hidratos de carbono, proteínas, minerales, fibra, vitaminas y se puede decir que es el fruto seco menos calórico.

 

Podemos comer las castañas crudas, hervidas, asadas, dulces, incluso se pueden preparar deliciosas salsas para acompañar  la carne.

 

A la hora de comprar, escoge las castañas grandes que tengan la piel brillante, consistencia dura, color pardo y sin manchas.

No existe una sola variedad de castañas. Algunas de las variedades que aquí se comercializan son, entre otras: balduna, ventura, picona, de presa, de pared, negral,…

 

Hoy vamos a preparar unas castañas asadas en casa, algo más sencillo de lo que  parece.

Podemos asarlas en el microondas o en el horno. Pero antes de asar las castañas en cualquiera de los dos, les haremos un corte que parta la cáscara y la piel. Este corte facilitará el pelarlas después y el que no “exploten” mientras se estén asando.

 

Al microondas:

Podemos pensar que es la opción más rápida para preparar nuestras castañas, no sé, dependerá de la cantidad que tengamos previsto asar.

Colocamos las castañas en una fuente apta para microondas y la introducimos en él.

El tiempo a programar dependerá de la potencia de nuestro microondas, a más potencia menos tiempo.

Para una docena de castañas calcula unos 3 minutos.

Sabremos que están bien hechas si al intentar pelarlas se despega la piel interior que tienen, en caso contrario podemos volver a introducirlas en el microondas unos segundos más.

 

¡No te despistes! Y vigílalas bien, con el microondas el tiempo vuela y puede que se nos quemen.

 

Al horno:

Precalentamos el horno a 200 grados.

Colocamos las castañas en la bandeja del horno sin que estén amontonadas e introducimos al horno con calor arriba y abajo.

Pasados unos 10 minutos, les damos una vuelta y mantenemos dentro del horno otros 10 minutos.

Sacamos a una fuente y tapamos con un paño.

Pasados unos minutos ya podemos comenzar a comerlas.

 

¿Y si nos entra la sed mientras las estamos comiendo? Pues nos preparamos un delicioso vaso de leche y listo.

 

¡Buen provecho!

YMI

Deja un comentario