El origen del plátano parece que se sitúa en el Sudeste Asiático, arraigando en la India en donde llegó a convertirse en ofrenda a las deidades.

Se cree que fueron los ejércitos de Alejandro Magno los que lo trajeron hasta el Mediterráneo.

Y allá por el siglo XV, procedente de Guinea, el plátano llegó a Canarias convirtiéndose en el principal cultivo de  esas islas.

A la hora de la compra, es mejor que los plátanos no presenten golpes ni magulladuras y que no estén demasiado blancos. Su color de piel nos indicará su grado de madurez, y esas manchas oscuras que a veces presentan, no afectan a su calidad.

El consumo de plátanos es muy beneficioso para la salud ya que aportan numerosas vitaminas y minerales.

¡Y nada de quitar esos hilos tan característicos que tienen! Ya que es ahí donde se encuentra más cantidad de vitamina B6, calcio, fibra y antioxidantes.

 

Ingredientes

6 plátanos
1 litro de leche
2 cucharadas de azúcar
1 cucharadita de canela en polvo (opcional)
Fideos de chocolate (opcional)
Elaboración

Es tan sencilla y rápida que casi se tarda menos en preparar la receta que en leerla.

Comenzamos pelando y partiendo los plátanos en trozos.

Colocamos los trozos en el vaso de la batidora y añadimos la leche y las dos cucharadas de azúcar triturándolo todo hasta que obtengamos una crema homogénea.

Ahora, distribuimos la mezcla en vasos y espolvoreamos con un poco de canela y unos fideos de chocolate quedando el batido listo para empezar a saborearlo.

Una propuesta:

En esos días de verano, en los que el calor aprieta, seguro que si dejamos el batido preparado una hora más o  menos en la nevera antes de servirlo, estará muy fresco, haciéndolo todavía más delicioso y seguro que lo agradeceremos.

 

¡Buen provecho!

 

YMI

Entradas relacionadas

Deja un comentario