Alubias verdinas con gambones y nécoras

La alubia verdina puede sorprendernos por su sabor, por su suave textura una vez cocinada (es una alubia cremosa y con una piel fina inapreciable) y por su color (la planta se arranca del suelo cuando las alubias todavía no están maduras y se cuelga en un lugar oscuro y ventilado, dejando que seque lentamente. Por la sabia que tiene la planta, el grano se vuelve verde).

Se trata de una variedad de alubia de tamaño mediano y grano aplanado, recomendable para elaborar recetas menos contundentes que las que se suelen preparar con el resto de  tipos de alubias. Resultan increíbles acompañadas de pescado y marisco.

 

¿Probamos?

 

Ingredientes

400 gramos de alubias verdinas
4 nécoras
8 gambones
½ cebolla
4 cucharadas de salsa de tomate
1 litro de caldo de pescado
5 cucharadas de aceite de oliva
Una hebra de  azafrán
Sal
Elaboración

La noche anterior tenemos que poner las alubias a remojo en una cazuela, paso necesario para que se cuezan más fácilmente.

 

Comenzamos picando la cebolla menuda y la añadimos a una olla con unas 5 cucharadas de aceite de oliva, a fuego suave para que se poche.

Continuamos partiendo con un cuchillo cada nécora a la mitad y reservamos junto a los gambones.

Una vez que tenemos pochada la cebolla, incorporamos a la olla las nécoras partidas y los gambones, lo rehogamos y añadimos las 4 cucharadas de salsa de tomate y un vaso de agua dejando que cueza todo junto unos minutos. Entonces sacamos las nécoras y los gambones a un plato.

Escurrimos las alubias y  pasamos a incorporarlas a la olla, cubriéndolas con el litro de caldo de pescado de manera que el nivel quede como un par de dedos más o menos por encima.

Calentamos un poco el azafrán y lo añadimos bien deshecho a la cazuela.

Dejamos cocer las verdinas a fuego suave y a falta de 5 minutos, sumamos las nécoras y los gambones y mantenemos el conjunto al fuego unos 10 minutos.

Rectificamos el punto de sal si fuera necesario y ya está listo.

 

Lo dejamos reposar un poco antes de servir.

 

Dependiendo del tipo de olla por la que optemos, el tiempo de cocción variará:

-En una cazuela, mantendremos al fuego entre 1h.30’-2h.

-En una olla a presión, entre 30-40 minutos.

 

¿Qué tal una ensalada de lechuga de roble y rabanitos como compañera para este plato?

 

¡Buen provecho!

YMY

Deja un comentario