Alubias pintas con morcilla de arroz

De entre todas las legumbres, vamos a escoger alubias, y de todas las posibles variedades de alubias, hoy nos quedamos con las alubias pintas para preparar este plato.

 

Las alubias son un alimento con un contenido importante en proteínas, tienen un nivel de azúcar bajo y fibra, vitaminas y minerales en cantidad adecuada. Se pueden consumir frescas o secas. Si optamos por las secas, tendremos que ponerlas a remojo la noche anterior a cocinarlas para que se rehidraten y su cocción sea más fácil.

Las alubias secas son adecuadas para potaje, plato estupendo para estos días fríos que se aproximan.

Podemos encontrar diferentes tipos de alubias: verdinas, negras, de Tolosa, pintas,…Las alubias pintas van a ser las escogidas para cocinar nuestra receta de hoy.

La alubia pinta es una variedad muy utilizada para guisos. De color rosado, con rayas y manchas granates, forma redondeada y con una piel lisa y blanda. Con esta alubia nuestro potaje tendrá un caldo oscuro y un sabor fuerte.

 

Ingredientes.

400 gramos de alubias pintas
1 morcilla de arroz
1 cebolla
1 tomate
2 patatas medianas
Aceite de oliva
Sal
Elaboración.

Es necesario poner en una cazuela a remojo las alubias la noche anterior, cubriéndolas de agua, así se rehidratan y se cuecen más fácilmente.

 

En una olla ponemos unas 5 cucharadas de aceite.

Picamos la cebolla menuda y la añadimos a la olla cuando el aceite esté caliente, dejamos que se poche a fuego suave.

Pelamos el tomate y lo partimos en trozos pequeños, y lo incorporamos a la olla cuando la cebolla esté pochada, removemos y mantenemos al fuego unos minutos.

Pelamos las patatas, las partimos en trozos no muy grandes y mezclamos con la cebolla y el tomate.

Escurrimos las alubias y las incorporamos a la olla. Sumamos la morcilla de arroz entera.

Ahora que ya tenemos todos los ingredientes juntos, cubrimos con una cantidad de agua que sobrepase unos dos dedos abundantes a las alubias.

Añadimos una pizca de sal y tapamos la olla.

Una vez finalizada la cocción, rectificaremos el punto de sal (al gusto).

 

¿Tiempo de cocción? Dependerá de la olla que escojamos.

Podemos utilizar una olla rápida o una cazuela de las de siempre. Si optamos por la olla rápida en unos 30-35 minutos, desde la salida del vapor, tendremos nuestro plato preparado. Si optamos por la cazuela, la dejaremos 2-3 horas al fuego, dependiendo de la dureza del agua utilizada.

 

¿Cómo le damos una pizca de alegría a este guiso? Cada comensal puede añadir a su plato este encurtido: una guindilla vasca o piparra picada en trozos.

La guindilla vasca es una guindilla delgada, alargada y de color verde claro. Si se recolecta pequeña, no suele picar. Pueden consumirse como encurtido o frescas, en este caso, se fríen en abundante  aceite de oliva caliente, espolvoreándolas con sal cuando las saquemos de la sartén y las coloquemos en un plato.

YMI

 

¡Buen provecho!

Deja un comentario