Ya no hace falta ir al Valhalla para beber hidromiel: la tienes en el Bierzo

Se considera la primera de las bebidas alcohólicas que consumió el hombre,  precursora de la cerveza. La hidromiel es una bebida histórica cuya preparación se fundamenta en la fermentación de una mezcla de agua y miel. Su uso fue fuertemente difundido por los pueblos de la antigüedad. Y es que las antiguas civilizaciones (celtas, sajones, normandos, griegos, íberos, romanos, teutones …) le otorgaron propiedades energéticas, digestivas y relajantes, y en algunas culturas era una bebida reservada a los héroes, heroínas y escogidos.

Para los griegos era el Melikraton, para los romanos el Aquamulsum – la bebida preferida de Julio Cesar –.  Los teutones la asociaban con la fertilidad pues la otorgaban propiedades afrodisiacas y en la tradición vikinga era la bebida que ofrecían las valkirias a los guerreros que morían en combate a su llegada al Valhalla.

La hidromiel también tiene su sitio en la literatura y el cine, en novelas como “El Médico” de Noah Gordon y películas como Beowulf de Robert Zemeckis, “El Señor de los anillos” de Peter Jackson y “Robin Hood, príncipe de los ladrones” del director Kevin Reynolds. Harry Potter y Asterix y Obelix también han probado la bebida en alguna de sus entregas.

Ahora, la hidromiel regresa al Bierzo, gracias a  al último producto de la pequeña empresa ‘Cerveza Castreña’. En su caso, una hidromiel llevada a cabo con agua, miel cosechada directamente de las más de 200 colmenas que la empresa tiene repartidas por toda la comarca, levadura para agilizar el proceso de fermentación y un poco de lúpulo para diferenciarla del resto de hidromiel que hay en el mercado.

Esta nueva bebida artesana se une a la Ipa y a la Apa que ya elaboraba la marca berciana y a un yogur artesano elaborado con queso de oveja y miel de la comarca.

QUINITO

El nuevo producto Castreña supone la exaltación de la bebida típica de los apicultores y un intento por recuperar la bebida alcohólica tradicional del Bierzo antes de la llegada de los romanos, con una graduación superior a la de una cerveza tradicional, 14 grados. “La hidromiel es la bebida alcohólica más antigua. Es el germen originario de la cerveza. Es un licor, entre comillas, por su alta graduación, que está muy bien compensada. Se nota el toque alcohólico pero muy enmascarado por el toque del lúpulo. Esta bebida dejó de consumirse por la llegada de los romanos a la península que trajeron la vid y pusieron de moda el vino. Yo recupero un poco la receta y lo hago con mucho cariño. El secreto de la receta es nuestra miel. Una miel del Bierzo, de montaña, de calidad, en lugares donde no hay contaminación y para cuya elaboración se sigue un proceso muy cuidado”, explicaba Carlos Fernández durante la presentación de su producto este año.

Deja un comentario