Tag Archive for huevos fritos

Freir un huevo

¿Cuántas veces hemos oído la frase: “es@ no sabe ni freir un huevo”? Pues bien, hoy vamos a intentar ayudar a todos aquellos que no se han enfrentado a un reto tan simple como importante. No existe dieta o cocina del mundo que no cuente con este alimento tan completo. Además de otras maneras, hoy les queremos explicar la mágica fórmula del huevo frito.

Los huevos fritos es uno de las cosas más intimidantes para cualquier chef. La meta de una clara ligeramente crocante y bien cocida no es difícil de alcanzar, pero solo se logra con un poco de práctica. No hay nada tan espléndido como un huevo perfectamente frito, que sabe bien casi con todos los platos que puedas imaginar.

Pon una sartén en la cocina a fuego medio. Usa una sartén con el espacio suficiente para que se esparza la clara entre los huevos. Una sartén de 20 cm (8 pulgadas) es perfecta para un huevo, pero si tu pericia es mayor, más grande será el diámetro de tu sartén y la capacidad para introducir dos y hasta tres huevos a la vez.

Añade un poco de aceite o mantequilla a la sartén mientras se calienta. ½ cucharada aproximadamente suele ser suficiente por huevo. A medida que caliente, gírala para bañar todo el fondo de la sartén con el aceite. Controla la temperatura del quemador para evitar quemar el aceite o la mantequilla. Cuantos más huevos quieras freir más aceite o mantequilla debes añadir. Piensa que si no quieres disfrutar del placer de la yema, no estás friendo, estás asando el huevo con lo que solidificarás el núcleo de color anaranjado del alimento en cuestión.

Deja que la sartén se caliente hasta que la mantequilla o el aceite estén calientes. Es mejor tener una temperatura menor, ya que una demasiado alta quemará el aceite y los huevos rápidamente. La idea es que el aceite solo empiece a relucir o que la mantequilla solo empiece a burbujear. Cuando eches el huevo, la clara debe chisporrotear solo un poco.

Cascar. Sé cuidadoso cuando casques el huevo para que no rompas la yema. Cascar el huevo en un tazón primero puede ayudarte a sacar cualquier cáscara que haya caído antes de cocinar. Cuando eches el huevo, oirás un chisporroteo leve, pero nada debe saltar violentamente.

Cuando no puedas ver el fondo de la sartén, ya que las clarasse habrán cocido de color blanco, estarás listo para proseguir al próximo paso. No trates de mover los huevos en este paso, porque todavía estarán gelatinosos. Según la temperatura este proceso dura de uno a tres minutos.

Tapa la sartén y baja el fuego cuando los bordes se hayan blanqueado. Ponle tapa a la sartén. Esto atrapará parte del vapor en la sartén, que cocinará la parte superior de los huevos y ayudará a cuajar las claras. Este es el mejor método para que la yema siga líquida, porque un exceso de calor directo puede cocinar la yema debajo antes de que la clara se cocine totalmente.

Cuando ya no haya partes claras ni gelatinosas en la clara, el huevo estará listo. Puedes seguir cocinándolo para tener un huevo más duro, o puedes voltear la sartén y servirlo de inmediato. Habrá transcurrido un minuto más aproximadamente.

Levanta el huevo de la sartén con un movimiento rápido y firme de espátula. Debes levantar y sacar el huevo rápidamente para no romperlo. Añade la sal, pimienta o lo que te guste inmediatamente antes de que se enfríe.

Algunas ideas:

  • Si cae parte de la cáscara al tazón, sácala con una cuchara.
  • Tantea la temperatura correcta del quemador para que el huevo te salga exactamente como te encanta. Y recuerda que usarás esa configuración del quemador para freír en el futuro.
  • No sazones los huevos fritos hasta que estén a punto de terminar su cocción.
  • Los huevos frescos son los mejores para hacer huevos fritos.
  • No existe una regla que determine si los huevos fritos deben tener la yema líquida o cuajada. Eso queda a gusto de cada quien.
  • Si deseas, puedes añadirles un poco de pimienta o chile en polvo (si te gusta el sabor picante).
  • Un huevo frito puede resolverte un desayuno, un almuerzo o una cena. Con arroz cocido en blanco obtendrás el llamado arroz a la cubana.