Mantecadas, de Astorga, por supuesto

Las Mantecadas de Astorga son uno de los productos de repostería más conocidos y con más tradición de nuestro país y, con el paso de los años, se han ido convirtiendo en un ‘delicatessen’, presente en  las mejores ferias gourmet. Su origen se remonta a hace más de 200 años, apareciendo la primera referencia escrita de las Mantecadas en 1805. Durante el siglo XIX fueron apareciendo los primeros obradores, hasta llegar a los siete existentes en la actualidad.

Las materias primas utilizadas en la elaboración de las Mantecadas de Astorga son de primera calidad y siguen respondiendo a la receta tradicional: harina, huevos, manteca de vaca y azúcar. El proceso productivo es el mismo que hace 200 años. En primer lugar, se baten los huevos con el azúcar. Una vez que el huevo se esponja, se incorpora la harina. Se continúa batiendo, incorporándose por último la manteca de vaca, batida previamente.

Finalmente, la masa se introduce en las tradicionales cajillas de papel, elaboradas a mano (lo que ha dado lugar a un oficio típico de Astorga, el de las cajilleras), y se hornea hasta que las Mantecadas adquieren su color tostado típico. Materias primas naturales, de máxima calidad y una elaboración artesanal garantizan un producto único.

Su calidad y su importancia histórica fueron reconocidas, en 2004, con la concesión de una figura de calidad como es la Indicación Geográfica Protegida (IGP), que certifica su origen y su autenticidad. En la actualidad, la IGP vende cada año más de 2.000.000 de etiquetas. La IGP se encarga de vender etiquetas de reconocimiento de calidad a los fabricantes de mantecadas en la zona geográfica que abarca Astorga, Brazuelo, Valderrey y San Justo de la Vega. La Indicación viene contribuyendo de esta manera a crear un producto de calidad, que sigue la fórmula tradicional al 100% y a unificar la diversidad de recetas que se podían encontrar en el mercado antes de su aparición.

Esta identificación de calidad cuenta con siete empresas asociadas: La Mallorquina, El Arriero, Choco Dulces con sus mantecadas ‘Los Maragatos’, Milagritos y Velasco. En la actualidad la fábrica de la Viuda de Alonso ha cesado su actividad pero sigue comercializando su marca por medio de otros, según se explica desde la propia Indicación.

La IGP  nació como promotora desde la Cámara de Comercio de Astorga. Su solicitud de registro o como Indicación Geográfica Protegida para las Mantecadas de Astorga y se publicó, tras su aprobación, en el “Boletín Oficial de Castilla y León” de nº 121 el 25 de junio de 2004. Su principal objetivo es “certificar que las mantecadas evaluadas cumplen con una calidad. Además se encargan de la promoción, publicidad y difusión de la empresa fabricante y de la gestión de subvenciones”, según señalan fuentes de la organización.

Deja un comentario