“Deliciosamente sexual”

Autor: Mikel Alonso

Autor: Mikel Alonso

Yasodhara López.

 

 

 

 

Esta semana, para variar un poco y aprovechando la celebración de “San Valentín”, voy a cambiar de tema y os voy a hablar del binomio: Comida y Sexo.

La cocina erótica estimula la libido, reaviva las funciones sexuales y mejora la calidad del sexo con la pareja. El poder afrodisíaco de los alimentos ha sido reconocido durante siglos. Las culturas griegas y romanas tomaban frutos maduros antes de gozar de los placeres sensuales. Casanova compartía ostras con sus amantes para levantarles el apetito sexual y hoy en día también se dice que una comida deliciosa es la forma más rápida “para llegar al corazón” de un hombre o una mujer.

Y es que ya lo decía Sharpe en su novela Wilt: “Sexo y comida son muy parecidos: un poquito muchas veces es mejor que un mucho pocas”.

Así que: SEXO & COMIDA

El sexo y la comida, están catalogados como los dos mayores placeres de esta vida, y siempre han mantenido una estrecha relación que se podría definir como carnal. Son dos apetitos, dos instintos estimulantes, dos acciones en las que los sentidos cobran un rol fundamental, y hasta en una atmósfera adecuada, la comida es una forma de seducción. Es por esto, que se inventan constantemente cosas nuevas, para que estas dos maravillas  vayan relacionadas o, hasta incluso se realicen al mismo tiempo.

Autor: Félix Soriano

Autor: Félix Soriano

Ambos mueven montañas y muchísimo dinero. En ellas subyacen nuestros instintos más animales, pero las dos han sido también objeto de los mayores refinamientos. Curiosamente las dos destacan con luz propia entre el listado de pecados más buscados. Si por separado ostentan tanto poder, ¿Os imagináis las posibilidades de su unión? Pues aunque hay asociaciones claras a lo largo de la historia entre determinados alimentos, sobre todo bebidas, y la práctica del sexo y el erotismo, lo cierto es que son dos gigantes que se respetan bastante. Son comunes algunas uniones como las copas previas al encuentro amoroso (champagne casi siempre en el cine y otras más mundanas en la mayoría de los casos), ciertas prácticas un tanto pegajosas (la típica de la nata, las duchas otra vez con champagne), algunas escenas de mordisqueo insinuante con luz tenue de fondo (quién no recuerda a Kim Basinger en Nueva semanas y media….) y poco más, la verdad. Pero donde si ha habido un acercamiento es en el alimento como elixir o como reconstituyente. Desde Casanova y sus docenas de huevos para pasar la noche fornicando, pasando por los miles de potingues de la cultura oriental para conseguir erecciones que se antojan dificultosas, a lo largo de la historia no han faltado intentos de mejorar las prestaciones amatorias o de derribar los muros de la frigidez a través de la alimentación. Pero si intentamos encontrar un fundamento científico… ¿Qué pasará?

Existe un artículo científico (publicado en el “Food Research International”), en el que se revisan algunos de los alimentos que parecen tener un efecto afrodisiaco real. Así que parece que algunas de estas leyendas sí que tienen base científica. Para los que quieran meterse a fondo con este tema, les recomiendo  el artículo de Raimundo Sánchez del Moral y el muy completo de “LA MARGARITA SE AGITA” sobre “Comida y sexo”(el cuál ha sido una gran referencia a la hora de elaborar este post), donde se habla de sustancias que han probado algún tipo de actividad en estudios científicos, y también se refuta la efectividad de otras que se han empleado para mejorar las prácticas amatorias, algunas algo desconocidas por estos lares como el ámbar gris, la cantárida, la yohimbina y otras muchas, pero otras ya más introducidas en nuestra región como el ginseng, la nuez moscada y el azafrán.

Autor: Francesc Guillamet

Autor: Francesc Guillamet

Existen multitud de referencias bibliográficas donde se habla del erotismo de la comida, ya sea explícitamente ó de manera más sutil ó incluso obras de arte relacionadas con comida, que se denominan “Porn Food”.

Pero sin duda lo que más me ha gustado de esta relación de experiencias (iba a decir de palabras, que es lo que en realidad son “comida” y “sexo”, pero creo que no me puedo quedar sólo con eso) es la “GASTROSEXOLOGÍA”.

Este concepto es el acuñado por Mónica Novas, y nos lo describe así:

El concepto de gastrosexología surge de la fusión de la psicología, la sexología y la cocina. La gastrosexología trata de explicar los mecanismos de excitación que subyacen en el placer de comer o de cocinar para un comensal.

La gastrosexología significa dejarte llevar por esas sensaciones placenteras que siempre hemos sentido al degustar ciertos productos o platos pero aprovechando el conocimiento de la psicología y la sexología para saber potenciar esas sensaciones de placer en nuestra vida diaria.

Esta disciplina trata de explicar y aplicar los mecanismos de excitación que subyacen e influyen en el placer que nos proporciona el mundo de la gastronomía. La gastrosexología se sirve de la explicación de estos mecanismos psicológicos – sexológicos y de la sugestión inducida para que platos, bebidas, simbolos gastronómicos o determinados productos nos produzcan un placer incrementado.

Esta sugestión previa se logra a través de imágenes, películas, música, aromas que nos preparan para recibir el plato en el que se conjugarán varias de las variables que influyen en el placer. Esta explicación y sugestión previa produce en nuestro cerebro que se liberen endorfinas, sustancias placenteras que también se segregan en las fases preliminares del sexo, donde la sugestión influye en las futuras fases de la excitación.

Finalmente Mónica nos invita a partir de ahora a hacer un viaje a todas esas prácticas que se podrán explicar y aplicar en nuestra vida cotidiana, en nuestros platos y en nuestras experiencias culinarias.

Después de esta diatriba de ideas, os animo a pensar ¡¡y a celebrar un San Valentín diferente!! Eso sí, para los que no se quieran comer la cabeza (y no se animen a experimentar en restaurante “especial”), y cuyas habilidades gastronómicas disten mucho de las de Ferrán Adriá, aquí va una

Fuente: www.recetasgourmet.com.ar

Fuente: www.recetasgourmet.com.ar

propuesta:

De entrante un poco de Sushi (que podéis comprar ya precocinado si no os atrevéis con él), luego un riquísimo Risotto con almejas, seguido de una Crema de tomate (que sí, puedes ser muy estimulante aunque parezca mentira) y de postre un tradicional Arroz con leche (que no por tradicional deja de ser delicioso), y por qué no, ya para cuando os vuelva a entrar el apetito, tened preparadas unas Fresas con nata (¡Un clásico de la comida erótica). Para poneros más fácil la elaboración de todo este menú completo lo podéis encontrar aquí.

 

 

 

 

 

 

Fuentes documentales:

http://www.aliciamisrahi.com/enlacocinadeafrodita.htm

http://www.cosmohispano.com/amor-y-sexo/pareja/articulo/sexo-y-gastronomia-los-placeres-de-la-cocina-erotica

http://www.elgranbanquete.com.ar/notas/sexo-y-gastronomia-comida-y-placer/

http://www.lamargaritaseagita.com/blog/2011/05/18/comida-y-sexo/

http://www.salud180.com/sexualidad/sexo-y-comida-brindan-placer-combinados

http://www.fucsia.co/sexo/articulo/gastronomia-erotica-devorame-otra-vez/28819#.Uvyx102A0pt

http://gastrosexologia.com/concepto-de-gastrosexologia/

http://www.cosmohispano.com/amor-y-sexo/sexualidad/articulo/recetas-eroticas-para-san-valentin

 

 

Deja un comentario