Archive for gastronomía

Granizado de verduras, la última tendencia

Inmersos ya en pleno verano y con el buen tiempo acompañándonos, los granizados son uno de los alimentos favoritos de los españoles. Consumir este refrescante alimento puede convertirse en toda una aventura de colores, tamaños y sabores. Y ¿por qué no un granizado de verduras? Una combinación clave para llevar una dieta equilibrada y disfrutar del placer de un buen granizado. Y no te compliques, puedes utilizar verduras congeladas, sí, y sin perder un ápice de calidad y sabor.

Y es que la Asociación Española de Fabricantes de Vegetales Congelados (ASEVEC) recuerda la importancia de mantener el organismo constantemente hidratado, así como llevar una alimentación sana. Para ello, proponen la elaboración de granizados vegetarianos durante los meses de calor.  Una alternativa muy saludable que combina, una de las bebidas estrella del verano – capaz de calmar la sed, combatir el calor y refrescar nuestro organismo – con la ingesta de verduras, fuente de vitaminas, minerales y fibra, nutrientes esenciales para el cuerpo humano y con bajo aporte calórico.

Un granizado de verduras congeladas, realizado en casa, con ingredientes totalmente naturales y en pocos minutos puede ser una sorprendente y divertida alternativa que, además, ayudará a que pequeños -y grandes- consuman verdura de manera diferente.

Y es que comer verduras es ganar salud. Por ello, la OMS recomienda un consumo mínimo de 3 a 5 raciones de fruta y verdura al día. Y para facilitar esa ingesta diaria, es muy interesante contar con verduras congeladas por sus especiales características: están siempre disponibles, en cualquier momento del año, son medioambientalmente sostenibles – ya que llegan al consumidor limpias, enteras o troceadas, por lo que no generan desperdicios-, y son de uso fácil y rápido, ya que se presentan listas para cocinar. La propuesta de ASEVEC busca fomentar y animar a la población a cumplir con esas recomendaciones, y para ello nos propone las siguientes recetas, dos sorprendentes propuestas a base de zanahoria, espinacas y brócoli, tres piezas clave en la nutrición de las personas por su aportación de vitaminas, minerales y fibra tanto en el brócoli como en las espinacas. Por su parte, las zanahorias ayudan a prevenir enfermedades en la vista, a fortalecer el sistema inmunitario y además, tienen propiedades anticancerosas.

Granizado verde de espinacas

Ingredientes:

  • 100 gr de espinacas congeladas
  • 1 Lima
  • 300 ml Leche de almendras
  • 1 puñado de Menta

Elaboración:

En un vaso batidor, echar las espinacas directamente desde la bolsa (sin descongelar) y triturar.

Exprimir la lima y añadir su zumo, unas hojas de menta y la leche de almendras.

Triturar el contenido del vaso hasta obtener un batido homogéneo de un bonito color verde.

Llevar el batido al congelador y dejarlo durante una hora. Al cabo de ese tiempo, sacar y volver a batir.

Volver a meter en el congelador otra hora y repetir el proceso tres veces más. En total, una vez batido, se debe repetir el proceso de congelado y triturado tres veces.

¡Y listo para servir! Decorar con unas hojitas de menta fresca y una pajita ancha.

 

Granizado de zanahoria, brócoli y coco

Ingredientes:

  • 150 gr. Zanahorias congeladas
  • 50 gr Brócoli congelado
  • 300 ml Leche de coco

Elaboración:

Directamente de la bolsa, echar las zanahorias en un vaso triturador.

Añadir poco a poco la leche de coco y una parte del brócoli. El resultado tiene que ser homogéneo y cremoso.

Introducir el batido de zanahoria, brócoli y leche de coco en el congelador durante una hora. Después, volver a echar en la batidora y batir durante unos segundos. Volver a meter el resultado en el congelador y repetir el proceso tres veces.

Coger la parte de brócoli que hemos reservado y rallar sobre el zumo.

¡Ya tienes el granizado! Servir en vaso y esparcir por encima el brócoli rallado.

 

Maneras de presentar la comida a los niños

Que la comida entra por los ojos es una gran verdad, claro está, que después debe resultar sabrosa. Si hay un sector de la población que necesita de esa ‘presentación’ para animarse a comer algunos alimentos, sobre todo cuando se comienzan a introducir en su dieta, esos son los más pequeños. Un ejemplo es la fruta. Tiene múltiples propiedades, es un alimento imprescindible pero con algunos niños no hay manera. Pues tal vez, y ahora que con el calor apetecen alimentos frescos, la clave  esté en la forma de presentarla.

Hoy acudimos a Pinterest, una fuente de inspiración en la materia. Allí nos encontramos con el blog http://www.pequeocio.com, y con estas formas de presentar la fruta:

Y no solo la fruta, mira estos perritos calientes de http://www.decopeques.com . Porque una buena presentación también nos puede permitir organizar una fiesta de cumpleaños o cualquier otra celebración de manera económica y original.

 

Más ideas en Pinterest

 

Claves de la gastronomía de Laciana

La comarca de Laciana tiene una importante gastronomía, poco conocida pues a menudo se confunde con la berciana o la asturiana. Algunos de los platos más típicos de Laciana son el caldo de berzas o pote, el chosco  (botillo lacianiego) y los frisuelos. Con estos tres platos se puede completar un menú típico de esta tierra.

Precisamente, el pasado mes de diciembre se fallaba el concurso que la fundación Laciana Reserva de la Biosfera organizó sobre recetas tradicionales de la gastronomía de la zona con el objetivo final de facilitar a la secretaría del programa Hombre y Biosfera un menú con los platos más representativos del Valle de Laciana, para su publicación en el recetario de las Reservas de la Biosfera de España.

En este concurso resultaron ganadoras, del primer premio, las recetas del caldo de berzas de Anay Marín como primer plato, el chosco lacianiego de Fátima Dos Santos como plato principal y los fisuelos de Esperanza Rodríguez como postre.

El segundo premio recayó en las recetas de los cachelos brañeiros de Susana Taboada, la empanada del país de Emilia Riesco y las galletas de mantequilla, también de Susana Taboada.

Otras delicias lacianiegas son el tseite migau (leche migada con pan de hogaza de centeno), la empanada y las patatas brañeiras. También, la comarca ha adaptado a su ‘estilo propio’ platos del norte como el cocido, los callos, los chichos y la morcilla. Asimismo destacan por su calidad los embutidos, el cordero, la caza, los postres caseros…

En youtube hemos encontrado este vídeo de Carmunchi Pérez Prado que te dará mucha más información:

Protagonista de junio: la cereza del Bierzo

La primera edición de las Jornadas de la cereza del Bierzo se desarrollarán en el Castillo de los Templarios de Ponferrada el próximo 16 de junio. La iniciativa contará con la colaboración de la Universidad de León (ULE), así como de la Asociación Berciana de Agricultores (ABA).

En ese sentido, las jornadas técnicas presentarán diversas conferencias encaminadas a ampliar la formación de los agricultores en temas relacionados con la cereza, como el cultivo, los tratamientos o la producción. Además, se realizará un análisis de las 15 variedades existentes en la comarca y de los suelos y lugares idóneos para cada una de ellas.

Tras la inauguración oficial del evento, la jornada arrancará con la participación del presidente de la agrupación de cooperativas Valle del Jerte, Emilio Sánchez, y de la directora técnica del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Jerte, Pilar Díaz. A continuación, el director técnico de la marca de garantía Cereza del Bierzo, Pablo Linares, hablará de las plagas y enfermedades que afectan al cultivo en la comarca.

El aprovechamiento de la producción y los asuntos relacionados con la industrialización y comercialización se tratarán de la mano del empresario José Luis Prada, mientras que el concejal de Medio Rural de Ponferrada, Iván Alonso, presentará el proyecto para plantar 2.000 cerezos en este municipio. El cierre se acompañará con una visita virtual a los cerezos del Bierzo a través de las fotografías de Isidro Canóniga.

Además, las actividades se completarán con una muestra de productos, donde la cereza berciana estrenará su nuevo envase unificado, con la identificación en el lateral de su procedencia exacta, y con diversas inciativas para el público infantil, como cuentacuentos, talleres o degustaciones de mesas de fruta. Por último, un ‘showcooking’ mostrará en directo las posibilidades para elaborar un plato en el que la cereza sea la protagonista.

“No es una feria, es un proyecto integral que va mucho más allá y que busca la unión de todos para analizar todo lo relacionado con este cultivo”, explica la concejala de Cultura y Turismo de la capital del Bierzo, María Antonia Gancedo, que insiste en el potencial turístico de un cultivo para el que se realizarán rutas de avistamiento de cerezos en flor durante el año que viene y que se acoplarán a diversos paquetes gastronómicos.

El sello de garantía, para el próximo año

Por su parte, el presidente de la marca de calidad Cereza del Bierzo, Ángel Gallego, confirma que la comercialización de la cereza bajo el paraguas del sello de garantía se retrasará hasta el año que viene, pese a contar ya con las autorizaciones pertinentes. “No se empezará a comercializar este año”, explica Gallego, que definió la cosecha como “mala y complicada”.

En esa línea, insiste en las “graves afecciones” que han sufrido los cultivos a causa de las heladas y los pedriscos y adelantó que la campaña se cerrará con “cantidades mínimas de producto”, con pérdidas que se situarán entorno al 70 por ciento.

La trucha regresa, y va por la 51ª semana…

La Junta organiza la 51 edición de la Semana Internacional de la Trucha, que se celebrará entre el 3 y el 10 de junio, aunque el programa también incluye actividades antes y después de esos días. Como novedad este año, se encuentra ‘Clic & Fish’, una aplicación de pesca que permite recorrer el río revisando cada centímetro del cauce y conocer lo que está pasando allí en tiempo real. Todos los participantes y asistentes a esta Semana pueden obtener un código promocional para probarla gratuitamente durante un mes.

El pregón, a cargo del escritor y pescador Guy Roques, será el punto de arranque oficial de esta Semana, que tendrá lugar mañana sábado 3 de junio a las 19.45 horas en el Hostal San Marcos. Ese mismo día, con anterioridad, el Aula del Río Miguel Delibes en Vegas del Condado acogerá una jornada de pesca con mosca a la leonesa, que pretende ser el punto de encuentro en la tradición de esta ancestral modalidad de pesca.

Con el fin de divertir y entretener a los asistentes, se celebrará el domingo 4 de junio el filandón ‘Cuentos e historias de pesca’, en colaboración con la Junta Vecinal de Gradefes. En él participarán Guy Roques, Pedro García Trapiello, Eduardo García Carmona, Leonardo De la Fuente Prieto, José Gutiérrez Alaiz y Grupo “Rescoldo” de Gradefes, donde, a través de esta tradición, se contarán relatos sobre pesca.

El lunes 5 de junio tendrá lugar la conferencia ‘Problemáticas de los ríos en España y posibles soluciones’, que correrá a cargo de Jesús Cruz Cañadas y José María Blasco Martínez, miembros de AEMS-Ríos con Vida. En este coloquio, que se desarrollará en el Nuevo Recreo Industrial de la capital leonesa, se repasarán los principales problemas que tienen los ríos y qué proyectos de conservación se realizan desde AEMS-Ríos con Vida.

Del martes 6 al viernes 9 de junio, José Manuel Ruiz Pérez, Cholo, pescador y artesano, hará una demostración de la nueva colección de señuelos -perdigones livianos y perdigones flotantes- en el Aula del Río Miguel Delibes. El mismo viernes 9 de junio se celebrará una conferencia-taller en las Escuelas de Villanueva del Árbol, tituladda ‘Los macro invertebrados como indicadores de calidad de las aguas’ e impartida por Rocío Gallego García, coordinadora técnica Life+Desmania y los agentes medioambientales Valentín Muñoz Galindo y Melchor Rodríguez Díez y en ella se verá cómo se muestrean, clasifican e indican el estado de calidad de los ríos.

Gallego, por su parte, ofrecerá otra conferencia el sábado 17 de junio en las Antiguas Escuelas de Sopeña de Curueño. En esta charla, bajo el título ‘Bienvenidos a Desmania. El desmán ibérico el gran desconocido’, se pretende dar a conocer la especie del desmán ibérico. El sábado 10 de junio a las 22 horas, el Hostal San Marcos será el escenario escogido para poner el broche de oro a esta Semana Internacional de la Trucha, en la que se celebrará la cena de clausura y entrega de trofeos.

‘Pesca a la leonesa’

Fuera de las jornadas oficiales de la Semana Internacional de la Trucha, el domingo 11 de junio el Aula del Río de Vegas del Condado, bajo el patrocinio de la Asociación Pescaleón, acogerá diversas actividades como conferencias, talleres o demostraciones de pesca. Allí mismo, del 29 de mayo al 22 de junio, personas mayores y con discapacidad de distintas asociaciones de León van a poder disfrutar de distintas actividades; descubrirán cómo funcionan los ecosistemas fluviales, aprenderán a distinguir las especies animales y vegetales que pueblan los ríos y otras masas de agua, de una forma adaptada a sus necesidades. Además, los educadores les enseñarán a pescar, en la modalidad sin muerte, en un estanque naturalizado.

Jornadas gastronómicas

Las Jornadas Gastronómicas de la Trucha son otro de los platos fuertes de esta Semana Internacional. Desde mañana y hasta el 10 de junio, se podrán degustar platos y tapas en los establecimientos asociados participantes de la Asociación Provincial de Hostelería y Turismo de León (APEHT).

Además, esta asociación organizará el concurso-exposición gastronómico de la trucha, que cumple este año su 51 edición constituyéndose como el más antiguo de España. Declarado de Interés Turístico Regional, reúne a cocineros de toda España con el objetivo de resaltar la importancia de ese pescado a través de la elaboración de una gran diversidad de platos. El concurso tendrá lugar el 6 de junio y la muestra de los platos elaborados se podrá visitar gratuitamente de 16 a 19.45 horas en el claustro de la Diputación de León. Por último, el edificio La Panera, de Sopeña de Curueño, acogerá la exposición ‘El desmán ibérico’, que se podrá visitar del 11 al 17 de junio.

Intercambio de recetas

Elena F. Gordón / Ical Endivias de Peñafiel braseadas, coco y fresa, bacalao con guisantes de Tudela de Duero y minitarta de queso de oveja de Mucientes y piñones de Pedrajas de San Esteban. Son algunos de los platos elaborados con productos de Valladolid que siete restaurantes de la provincia de León ofrecerán a sus clientes del 11 al 25 de mayo dentro de la campaña ‘Cocinando con lo nuestro’ que impulsan las diputaciones de ambas provincias.

Otros siete cocineros vallisoletanos prepararán en los fogones de sus establecimientos platos con ingredientes de León, como la cecina, el botillo, la manzana reineta del Bierzo y pimientos de Fresno de la Vega, entre otros. La iniciativa se presentó en el Palacio de los Guzmanes de León la semana pasada y se dio a conocer un día después en un acto  en la Escuela Superior de Cocina de Valladolid.

En la provincia leonesa se han sumado a esta iniciativa los restaurantes Cocinandos, Becook y Bodega Regia de la capital, La Tronera de Villadepalos, el Serrano de Astorga, Los Poínos de Valdevimbre y Casa Luis de Sahagún, cinco de los cuales ofrecieron durante la presentación en la sede de la Diputación  una degustación de los platos que servirán durante dos semanas en una iniciativa que también da protagonismo a productos que comparten ambas provincias como la lenteja de Tierra de Campos o los vinos de la Denominación de Origen Tierra de León.

Valladolid cuenta con la participación de los restaurantes La Criolla, Trigo, La Garrocha y Sibaritas Klub en la capital y con La Botica de Matapozuelos, El Rincón del Labrador de La Santa Espina, La Martina de Montemayor de Pililla y El Ciervo de Cabezón de Pisuerga.

Cocineros del futuro

Elena F. Gordón El Complejo San Cayetano, propiedad de la Diputación, acoge las instalaciones que el Centro Integrado de Formación Profesional (CIFP) Ciudad de León dedica a los ciclos formativos de Grado Medio de Cocina y Gastronomía y de Restaurante y Bar. Los alumnos adquieren en ellos los conocimientos y destrezas que les permiten enfrentarse después al reto de hacerse un hueco en el mercado laboral.

El fruto del esfuerzo de estudiantes y profesores se ve primero en la cocina, donde unos preparan las comidas que oferta el restaurante pedagógico y después en la propia sala, donde otros presentan y sirven los platos a clientes reales, como los que después juzgarán su labor en un establecimiento hostelero cuando dejen las aulas y consigan un puesto de trabajo.

Carmen Sánchez es la jefa de Estudios de Hostelería y Turismo, donde se enmarcan estos cursos que suponen una auténtica oportunidad laboral para quienes los superan. “No conozco a nadie que no trabaje. Alumnos míos del año pasado estuvieron trabajando todas las navidades en los restaurantes donde hicieron las prácticas”, resume para explicar que elegir esta formación supone cierta garantía en una ciudad como León, donde el turismo gana peso y, por supuesto, en un país como España, en el que es un motor económico fundamental.

La mayoría de los alumnos proceden de la ESO (Enseñanza Secundaria Obligatoria) pero también hay adultos, personas que por diversas circunstancias se han quedado en el paro, buscan una forma de reciclarse y optan por acercarse a un sector en el que siempre hay ofertas de empleo.

Futuros cocineros

El restaurante pedagógico se nutre de los platos que se preparan a escasos metros en la cocina en la que Cristina Robles fue alumna hace años y ahora enseña Técnicas Culinarias. Afincada en León desde hace tiempo, esta navarra de 36 años se estrenó como profesora del centro hace meses. Trabaja para que los estudiantes aprendan las condiciones básicas de las técnicas de cocina que tienen que aplicar después, adecuándose a la realidad. “Que den servicios de cocina como si fuera un restaurante real”, subraya como objetivo.

Les enseñan, por ejemplo, a cocer, pochar, escalfar y brasear -o bresear- los distintos géneros (carne, pescado, pastas, arroces, hortalizas), para que cuando se efrenten a una cocina profesional sepan cómo moverse. La evolución es notable desde que arranca el curso, adquiriendo al comienzo nociones sobre cómo coger el cuchillo y las principales técnicas de corte y acabando el primer curso sabiendo preparar cualquier tipo de arroz, hortaliza u otros alimentos.

Como ejemplo, el menú que sirven este día: de aperitivo, un tartar de salmón; de primero, patatas con carne, ravioli rellenos de espinacas y ricotta con salsa cremam y crema de purrusalda y de segundos, merluza rellena con salsa americana, corvina a la plancha, codillo braseado y pollo ‘villerroy’. Los comensales elegirán de postre entre bandas de manzana con hojaldre y torrijas caramelizadas; todo elaborado por ellos.

“Empiezan por dos primeros y dos segundos y llegan hasta un menú degustación. Lo más gratificante es ver el proceso, la evolución y que llega un momento en el que la gran mayoría de ellos puede trabajar perfectamente en cualquier cocina”, detalla. Lo hacen, cómo no, después de protagonizar anécdotas que no pasan de eso si se detectan a tiempo, como ocurrió cuando comprobaron que un postre no caramelizaba porque en lugar de azúcar le habían echado sal. Aunque los clientes del restaurante pedagógico no son demasiado exigentes, en cocina siempre están pendientes de saber si la comida llega caliente a la mesa y está bien cocinada… es importante conocer posibles fallos para mejorar.

Carlos S. Campillo

El ‘boom’ de la cocina

La proliferación en los últimos años de los programas de televisión dedicados al mundo de la cocina ha tenido una repercusión directa en la formación relacionada con esta materia. “El ‘boom’ de los programas de cocina se nota. La cocina antes era el gran desconocido de la Formación Profesional y ahora gracias a esos programas ha ido en aumento”, reconoce la profesora, que alude también a las expectativas laborales como uno de los atractivos de estos cursos. “La gran mayoría piensa que va a conseguir trabajo. Esto te vale para tu vida personal y para el ámbito profesional; puedes trabajar en muchos sitios”, afirma.

Ingeniero-cocinero

Arturo Olivera tiene 26 años, le gusta la cocina y cuando supo que en León se impartía esta formación decidió cursarla. Vive con sus padres, a quienes después de estudiar Ingeniería Informática sorprendió con una vocación que supuso ir mucho más allá en su afición por la hostelería -trabajó de camarero y en más de una ocasión le tocó ayudar en los fogones-. En la escuela cocina a diario y en su casa los fines de semana y reconoce que lo que menos le llama la atención es la pastelería.

De Colombia a León

Luisa Castro, de 23 años, es de Bogotá (Colombia) pero desde los 16 años residió en Quintanilla de Losasa, en la comarca de La Cabrera por motivos familiares. En Astorga obtuvo el título de Auxiliar de Cocina y ahora está en el primer curso de Cocina y Gastronomía y tiene intención de buscar trabajo en León y continuar con el Grado Superior. Considera que se está labrando un futuro en una profesión con salida para la que también tiene vocación.

Carlos S. Campillo

Los futuros camareros

Mónica Benavides es profesora de Operaciones Básicas en Restaurante. Sus clases abarcan la tarea que se lleva a cabo desde que se abren las puertas del comedor hasta que se recoge el servicio. Los alumnos practican con y sin clientes pero hoy toca un servicio con un nutrido número de comensales a los que se atiende desde que acceden al local hasta que se les cobra y despide amablemente. Se afana en que todo salga lo mejor posible y da instrucciones rápidas y precisas a los alumnos para que el engranaje funcione y quien visita el restaurante pedagógico salga satisfecho de cómo ha sido atendido.

Según los días, sirven menú o carta y en ocasiones un especial ‘menú gastronómico’. Los precios -se cobra para cubrir gastos- oscilan entre los ocho y los 15 euros. Lo habitual es no superar las 30 comidas diarias aunque cuando se trata de un vino español o un cóctel llegan a medio centenar. Los clientes son personas vinculadas al mundo de la Educación, a la Diputación Provincial -propietaria de las instalaciones que acoge el centro educativo- y padres y familiares o amigos de los alumnos.

“El primer día los que no tienen ni idea conocen el material, utilizando el argot profesional, para que sepan distinguir un cuchillo trinchero de uno de pescado o cuáles son los cubiertos de postre. Tienen que aprender habilidades de atención al cliente, explicar los platos, que se dé valor al camarero, no que transporten platos”, remarca. Lo más complicado, dice, es que haya muchos alumnos y lo mejor ver que al final del curso o del ciclo “saben organizar todo y consiguen trabajar en los mejores restaurantes. Es un orgullo para los profesores”.

Salida laboral

Bares, restaurantes, hoteles, cruceros… en España y en todo el mundo. La amplia salida laboral es lo que más empuja a quienes estudian el ciclo de Restaurante y Bar. “Por vocación vienen pocos y los programas de televisión nos están haciendo mucho daño porque todos quieren ir a Cocina”, subraya para mostrar la otra cara de la moneda de un auge que se inclina a favor de los futuros cocineros.

Seguir la tradición

Alejandro Blanco acompaña risueño sus impresiones sobre una formación que “es más de lo que esperaban porque te enseñan muchas cosas”. Sigue la tradición de una familia en la que “han sido camareros y tienen negocios, bares en León y en Veguellina de Órbigo. Le encanta tratar con los clientes y aunque reconoce que el restaurante es más cansado que la cafetería -donde se siente más a gusto- también se le da bien. Sobre los clientes dice que “son majos, ya saben que estamos aprendiendo” y de sus compañeros asegura que se llevan todos “bastante bien”.

Doble vocación

Carol Hernández, natural de República Dominicana, estudio cocina en el mismo centro y ahora cursa el ciclo de Restaurante y Bar. Afirma que sus compañeros trabajan bien en equipo, se compenetran y lo pasan mal si algún servicio no sale como esperan. Recomienda “totalmente” unos estudios a los que la mayoría acceden por las buenas expetativas laborales, “pero se quedan porque les gusta”. Y se les

 

El cocido maragato, en el top mundial de Hundredrooms

Viajar es sinónimo de descubrir algo nuevo. No solo nuevos lugares, sino también culturas y gastronomías. Aunque a veces puede resultar arriesgado probar según qué platos, entrenar el paladar de antemano es de gran ayuda para no andar a ciegas sobre todo en destinos exóticos.

Por ello, el comparador de alojamiento vacacional Hundredrooms ha escogido 20 platos de 20 países, para que los verdaderos foodies conozcan qué deben probar en cada destino sin temer sorpresas. Y como representativo de España, el elegido ha sido el cocido maragato.

Esta es su selección:

Caldo verde, Portugal

El color verde de este caldo se debe a la col verde rizada, que se cultiva en Portugal. También contiene patatas, ajo, aceite de oliva, además de algunas especias. Lo mejor de este plato es que se pueden hacer varias versiones añadiendo o quitando ingredientes, dándole a cada receta un toque único.

Zurek, Polonia

Un plato muy típico de la comida polaca es la sopa Zurek. Sus ingredientes principales son trozos de carne de cerdo, harina de centeno, huevo y nata.

Moros y Cristianos, Cuba

Popular en Cuba, Brasil y gran parte del Caribe, los ingredientes predominantes de este guiso son los frijoles negros y arroz. Normalmente sirve de acompañamiento para carnes o guisos.

Kabsa, Arabia Saudí

Se trata de un guiso de arroz cocinado con diferentes especias y combinado con carne y verduras. También se le pueden añadir frutos secos como dátiles, almendras o incluso cebolla.

Jamón de Parma, Italia

Un jamón crudo típico de Italia, o como un auténtico italiano diría, prosciutto di Parma. Es originario de la región homónima, donde se produce en su mayoría.

Pie floater, Australia

El Pie floater, que en castellano sería pastel de carne flotante, como su nombre indica es un trozo de carne que flota en una sopa de guisantes. Se puede acompañar con un poco de salsa de tomate o salsa perrins.

Asado de Argentina

Pocos son los que se resisten al asado argentino. Aunque es un plato bastante fácil de imitar, eso sí con paciencia, para un argentino no hay mejor asado que el que ellos cocinan.

Goi cuon, Vietnam

Goi coun son unos rollitos típicos de Vietnam rellenos de gambas, carne de cerdo o pollo, hierbas, fideos de arroz y  hojas de papel de arroz para enrollarlos. Se suele acompañar con salsa Hoisin, de mantequilla de cacahuete y ajo.

Cangrejo al chili, Singapur

Originario de Singapur,  se trata un delicioso plato de marisco cuyo protagonista es el cangrejo. Aderezado con otros ingredientes: como ajo, jengibre, nueces de macadamia, chiles rojos, caldo de pollo y salsa de chili, es perfecto para los amantes del picante.

Xiaolongbao, China

Su traducción en castellano podría ser “cesta de pequeños panecillos”, y son un alimento muy típico del este de China. Cocinados al vapor, suelen estar rellenos de carne o caldo, y se suelen servir como aperitivo o acompañantes.

Salsa mole, México

Existen diferentes tipos de salsa mole, aunque todas conservan el toque picante que le aportan chiles y especias. Suelen servir para acompañar carnes o pollo.

Pollo tandoori, India

Una receta asiática con una larga historia, pues se conoce desde hace más de 500 años. En ella el pollo se cocina con yogurt y diversas especias, dando como resultado un sabor único.

Moules Frites, Bélgica

Moules Frites, o popularmente conocidos como mejillones al estilo belga, es un plato simple que se ha generalizado en todo el mundo. En Bélgica acompañan estos mejillones al vapor con patatas fritas.

Schweinshaxe, Alemania

El codillo de cordero asado es tradicional de Alemania, en concreto de la región de Baviera. De hecho, es el plato protagonista en todas las Oktoberfest. Se suele acompañar de patatas fritas y mostaza.

Arepas, Colombia y Venezuela

Las arepas eran el alimento de los indígenas en los actuales territorios de Colombia, Venezuela y Panamá. Son unas tortitas de maíz o harina, que se suelen comer para desayunar o para picar entre horas. Son muy versátiles, ya que se pueden rellenar con casi cualquier ingrediente.

Papa a la huancaína, Perú

Originario de Lima, este plato es el que comían los obreros durante la construcción del  Ferrocarril Central del Perú. Su receta está compuesta por queso fresco, leche, ajo, galletas de soda, patatas y huevos cocidos, lechuga y ajíes amarillos.

Cocido maragato, España

España es uno de esos países que destaca por su exquisita y variada gastronomía. Entre los muchos manjares está el cocido maragato, popular de la comarca de la Maragatería, en León. Especialmente conocido en Astorga, este cocido es el único que se tiene costumbre de comer al revés: primero las carnes, a continuación los garbanzos y por último la sopa de fideo.

Nasi Campur, Bali

Muy popular en Bali, la traducción de Nasi Campur sería arroz combinado. De hecho, de eso se compone: arroz, verduras, pollo, huevo y tempeh.

Efo riro, Nigeria

El efo riro, o “sopa de verduras” en lengua yoruba, es una receta típica de Nigeria compuesta de verduras, pescado, cangrejo de río y especias como pimienta. también se puede completar con otros ingredientes como carne, y acompañarse con arroz, boniato y otros alimentos.

Borsch, Rusia

Uno de sus platos estrella de la gastronomía rusa es el Borsch, una sopa de verduras que se puede comer fría o caliente. El color rosado lo aporta un toque de remolacha.

 

Pizza y perrito verduras o cómo sorprender a los niños

La Asociación Española de Fabricantes de Vegetales Congelados, insiste en recordar la importancia de que los niños incorporen las verduras congeladas a la dieta diaria, con el objetivo principal de formar adultos sanos en el futuro.

Ya sea en el colegio o en casa, en la mayoría de las ocasiones, resulta complicado que los más pequeños ingieran las cantidades necesarias de verduras. Actualmente, tres de cada diez niños y adolescentes comen verduras solo una vez al día, y el 26% lo hace entre dos y cuatro veces a la semana, datos alejados del consumo de 5 piezas de fruta y verdura diarias recomendadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Presentar las verduras de forma divertida, utilizar el máximo de variedades posibles, no repetir la misma verdura más de una vez a la semana, cocinarlas de maneras diferentes, probar recetas innovadoras, y aprovecharse de las ventajas de las verduras congeladas (rapidez y facilidad de preparación, entre otras) puede mejorar y mucho la alimentación infantil. Para ASEVEC, la imaginación ante los platos infantiles no debe tener límites, y aboga por incluir las verduras en todo tipo de formatos: congeladas cortadas, en puré, en formato pastel, sopas, cremas, e incluso postres. Y por supuesto, permitir que los más pequeños participen en su preparación. Es por ello que la Asociación propone dos recetas saludables y divertidas a base de verduras congeladas.
Falso perrito caliente de verduras
Ingredientes:
 Bolsa de zanahorias baby congeladas (100 gr)
 Bolsa de judías verdes congeladas (50 gr)
 Bolsa de cebolla picada congelada (6 cucharadas)
 Bolsa de pimiento rojo congelada (50 gr)
 50 gr champiñón
 5 huevos
 Sal
 Pimienta negra
 Aceite de oliva
 2 panecillos para perrito
Elaboración:
Preparar las verduras, sin descongelar, directamente en una sartén con un poco de aceite. Comenzar con la cebolla hasta que transparente y a continuación añadir los pimientos rojos.
Cuando comience a brillar el pimiento poner la zanahoria. Dejar 3 o 4 minutos a fuego medio para que se vaya pochando y pierda el agua
Añadir la judía verde y esperar un par de minutos más.
En un bol, batir los huevos con una pizca de sal y pimienta (al gusto)
Cortar las verduras en trozos aún más pequeños y mezclarlas con el huevo batido.
Con mucho cuidado hacer un molde con papel de aluminio con forma de salchicha
Cubrir con film transparente holgadamente, pues lo vamos a cerrar, y verter la cantidad suficiente para poder cerrar con el papel film como si fuera un caramelo, enrollando los bordes y asegurándonos de cerrarlos bien para que, durante la cocción, no se salgan
Poner una olla con agua y meter las salchichas con cuidado de que no se abran.
Poner el fuego medio fuerte, llevar a ebullición y cuando comience a hervir bajar el fuego a temperatura media para que el hervor no sea muy agresivo y no nos rompa el papel film, ni abra la salchicha.
Dejar que cueza durante 20 minutos.
Sacar del agua, escurrir, desenvolver del papel con cuidado y meter entre dos panes de perrito tostados.
Aderezar con tus salsas favoritas
Pizza vegetal con jamón y queso
Ingredientes:
 Bolsa de Coliflor congelada (1kg)
 Bolsa de Brocoli congelado (1kg)
 Bolsa de maíz congelado (1 puñado)
 Jamón cocido (o bacón) al gusto
 Queso rallado al gusto
 Tomate Frito
 2 huevos
 Sal
 Un chorrito de aceite
Elaboración:
Triturar el brócoli y la coliflor juntas en crudo y sin descongelar.
Extraer, con ayuda de un chino, toda el agua posible.
Batir un par de huevos, salar y añadir la masa del brócoli y la coliflor. Quedará una masa homogénea.
Hacer una bola con la masa y ponerla sobre un papel de horno. Tapar la masa con otro papel de horno y con ayuda de un rodillo darle forma. ¡Diviértete si la quieres redonda, cuadrada o con otra forma! Tú eliges.
Hornear a 190º durante 15 minutos con calor arriba y abajo.
Llevar a ebullición un puñado de maíz congelado y reservar.
La masa se quedará crujiente. Entonces añadir el jamón, el queso, el maíz y dejar en el horno otros 10 minutos más.

Potajes, bacalao, torrijas y mucha limonada

La Semana Santa es conocida por sus procesiones pero también por ser tiempo de potajes, bacalao, torrijas y limonada.

De entre los potajes, el rey de la temporada es el potaje de cuaresma o vigilia. Tradicionalmente es un potaje que se ha servido los viernes de cuaresma como consecuencia de la prohibición religiosa de comer carne en este período. El protagonista de este potaje es el bacalao que proviene de un salazón y por esto debe prepararse en remojo un día antes. El potaje está elaborado además garbanzos, espinacas y cebolla, ajos, aceite, pimentón. También se le añade huevo duro.

Hay que poner los garbanzos en agua caliente hasta que lleguen a su media cocción, tras esto se añade el bacalao, la espinaca y se espera a que esté preparado. Se añade también un sofrito y alguna hoja de laurel. Se deja reposar una media hora y se sirve caliente. El truco de la preparación está sólo en saber el momento en el que se vierte el pescado y la espinaca sobre los garbanzos hirviendo.

Bacalao a todas horas

Además de en el potaje, el bacalao se prepara en estas fechas de otras muchas maneras: con arroz, al ajo arriero, rebozado… La base es siempre el bacalao en salazón,  es una forma procesada de bacalao que consiste en practicarle la desecación mediante sal (salazón). Esta presentación hace que se pueda conservar en un lugar seco durante varios meses. La variedad más apreciada es la gadus morhua.

¡Vaya torrija!

Deseada por todos, quién se puede resistir en Semana Santa a este dulce tradicional de cuaresma que consiste en una rebanada de pan (habitualmente duro, de varios días) empapada en leche y, tras ser rebozada en huevo, frita en una sartén con aceite. Luego, según gustos y recetas, se aromatiza con ingredientes como canela o algún licor, y se endulza con miel o azúcar.

De origen humilde, buscaba antaño saturar pronto para evitar caer en la tentación de probar algún plato de carne, como se sabe, alimento al que hay que guardar abstinencia durante la cuaresma.

Las rebanadas de pan deben ser cortadas de un grosor no superior a 2 cm, se vierten sobre leche caliente que posee azúcar y canela hasta que se remojan suficientemente, posteriormente se rebozan en huevo batido y se vierten en aceite sobre una sartén muy caliente hasta que se dora el pan por ambos lados.  En algunos lugares, con posterioridad, es remojada en vino blanco o dulce, a veces se le añade algún licor como anís y se empapa en un almíbar elaborado con agua y miel.

Limonada para ‘matar judios’

Por último destacamos la limonada, esa bebida que hermana a los pueblos de la provincia de León, a uno  y otro lado del Manzanal. Vino tinto, zumo de naranja y de limón, azúcar y algunos tronquitos de canela en rama son la base de esta bebida, que cada uno enriquece según su ‘receta secreta’. Estos son los principales ingredientes que dan cuerpo al caldo con el que antaño se salía a ‘a matar judíos’. Pero, ¿de dónde viene la popular expresión? De origen incierto, parece ser que esta expresión proviene, de la “venganza” que por la muerte de Cristo se tomaban los cristianos, y en la que se asimilaba que por cada vaso de limonada que se tomaba, simbolizaba la muerte de un judío.